Algunas personas llaman a este asana Kapalasana o Viparita Karani, pero, como mejor se la conoce es como Shirshasana, así es como la llamamos. Shirshasana tiene trece vinyasas; el 8º constituye su estado. (mujeres embarazadas no deberían practicar esta asana).

MÉTODO

Mientras se pasa del 6º al 7º vinyasa del primer surya Namaskara y haciendo puraka, sentarse sobre las rodillas, cruzar los dedos de las manos y colocar los codos en el suelo; éste es el 7º vinyasa. Entonces, haciendo rechaka y después puraka, colocar la coronilla  en el suelo, aguantando la cabeza con las palmas de las manos, haciendo rechaka y puraka otra vez estirar las piernas y manteniéndolas juntas y estiradas levantarlas con la fuerza de los brazos; éste es el 8º vinyasa, durante el cual se debe hacer rechaka y puraka lentamente tantas veces como sea posible. Entonces, haciendo rechaka lentamente, volver a poner los pies en el suelo, descansar con los glúteos sobre los talones y la cabeza apoyada en el suelo durante un par de minutos. A continuación, haciendo puraka y después rechaka, saltar hacia el 4º vinyasa del primer Surya Namaskara; éste es el 9º vinyasa. Los siguientes vinyasas siguen los descritos previamente. 

 

Los aspirantes deben notar que sólo por poner la cabeza hacia abajo, subir las piernas y manteniéndose boca abajo no significa que estén haciendo shirshasana; eso es incorrecto, así de 

simple. Efectivamente, nadie debería creer que shirshasana es un asana fácil. El método adecuado para hacerla debe ser aprendido cuidadosamente. Por ejemplo, “todo el cuerpo debe estar boca abajo aguantado solamente por la fuerza de los brazos”. Si todo el peso del cuerpo se carga en la cabeza, la circulación de la sangre desde el corazón, que está fluyendo hacia los miembros, no llegará a encontrar su camino hacia los nadis más sutiles en la coronilla, que se está presionando contra el suelo. Entonces, siguiendo al descenso del estado de asana, está la posibilidad de que los nadis más sutiles del cerebro se dañen a causa de la irrigación de sangre repentina cuando se levanta la cabeza. Esto puede impedir el crecimiento físico e intelectual y llevar a alucinaciones, anormalidades mentales, enfermedades y reducción del tiempo de vida. Así que los aspirantes deben practicar esta asana con conocimiento y gran cuidado. Hay gente que, ignorando el método correcto, practican Shirshasana tras verla en una foto o un libro, y así se exponen a numerosos problemas e incluso asustan a otros que practican este asana correctamente, tal como he comprobado en mi propia experiencia. También he sido testigo de situaciones en las que muchas dolencias provocadas por la mala práctica de esta asana se han curado cuando el aspirante ha empezado a practicarla correctamente. Por lo tanto, debo repetir que los aspirante deben tener mucho cuidado con Shirshasana. 

Algunos dicen que los aspirantes sólo deberían aguantar esta postura de dos a cinco minutos para que no les haga daño. Sin embargo debo recalcar que esto no es correcto, tal como la siguiente afirmación de las escrituras dice: 

“Yama matram vashe nityam
[podemos mantenernos en (Shirshasana) tres horas].”

Este es un punto de vista respaldado por gente con experiencia y conocimiento en las escrituras. Es el correcto. Un yama equivale a tres horas. Para poder mantener shirshasana durante tres horas, el aspirante debe empezar practicando la postura cinco minutos, después diez, después quince, es decir, debe ir incrementando el tiempo de práctica de shirshasana de cinco en cinco minutos. De esta manera y a fuerza de ir practicando lentamente durante días, meses y años, el aspirante será capaz de mantener esta asana durante tres horas. Practicada de esta manera, shirshasana nutrirá el cuerpo, los sentidos, la mente y el intelecto y así promueve la evolución. Sin embargo, si el aspirante se queda en shirshasana por un tiempo que 

no llega a los cinco minutos, o que no llega al minuto, no recibirá los beneficios descritos. En el estado de shirshasana, tanto el abdomen bajo como el ano deben estar activos, en otras palabras, se debe hacer mula bandha. Además, todo el cuerpo debe mantenerse recto y se debe hacer rechaka y puraka profundamente, sin kumbhaka.

Beneficios 

A través de la práctica de Shirshasana, los nadis sutiles de la cabeza (es decir, aquellos relacionados con el cerebro y los sentidos, como los ojos) se purifican a través de la afluencia de sangre caliente, y el poder de la memoria aumenta. Los cinco sentidos también se purifican. Por otra parte, y sólo a través de esta asana, el bindu que resulta de la transformación de comida en sangre y que es preservado gracias a la comida pura y al aire (ambos necesarios para que el cuerpo sobreviva) puede llegar al sahasrara chakra (el séptimo chakra y el más alto, donde ocurre la iluminación espiritual). Los eruditos ven la disminución de amrita bindu como la muerte y su conservación como la vida. Por lo tanto es mejor conservarlo. Mientras haya bindu puro en nuestro cuerpo, se manifestará en nosotros fresca juventud. Tal como la experiencia demuestra una y otra vez, practicar sin falta durante largo tiempo no sólo dota al cuerpo de poder y brillo, sino que también incrementa el poder intelectual. Tal como el yoga shastra afirma:
 
“Maranam bindu patena /
Jivanam bindu dharanat /
Tasmat sarvaprayatnena /
Bindu dharanam abhyaset
[La pérdida de bindu es la muerte /
y su consevación es la vida /
Así que, por todos los medios /
debemos conservar la posesión de bindu].”

Shirshasana según el Yoga Mala de Sri K. Pattabhi Jois

Repito, la pérdida de bindu significa la muerte, su conservación, la vida. Así que los hombres deberían practicar para conservarlo con todas sus fuerzas. Y conservar bindu es lo que hace shirshasana. A pesar de todo la utilidad de esta asana no se puede comunicar con palabras. El aspirante sólo puede disfrutar de su felicidad a través de la práctica. Es imposible de describir el dulzor del azúcar. Sólo probando el azúcar podemos tener la experiencia de su dulzura, includo por Brahma [Dios]. Así como la gente siente el dulzor del azúcar comiéndolo, de la misma manera tendrán la experiencia de la felicidad de esta asana a través de la práctica.
 
Tal como mencionaba antes, hay diferentes opiniones sobre la práctica de Shirshasana y otras yogasanas. Algunos dicen que practicar en exceso esta asana puede llevar a delirios y otras dolencias, e incluso debilitar el corazón. Efectivamente, se dice que es peligroso practicarla sin importar el tiempo. Esta, al menos, es la teoría propuesta en libros escritos por gente hambrienta de publicidad que pueden o no practicar yoga, o que se autoproclaman yoguis por algún tipo de fijación con la ciencia del yoga. Y, hasta cierto punto, sus palabras son ciertas, por lo menos para aquellos que creen que practican shirshasana cuando ponen sus cabezas en el suelo y sus piernas hacia arriba en cualquier momento que se les antoje. No es sorprendente que estas teorías creen miedo en gente que tiene el entusiasmo, sean devotos de Dios y quieran practicar yoga, aquellos que se aprovechan de ellos ganan renombre y fama. Después de todo, cuando alguien consigue algo que otros no tienen, ¿no 

puede ser la fama una consecuencia? Pero no  hay fundamentos para esas nociones sin sentido. Efectivamente, si hubiera peligro en la práctica de yoga, hace mucho que la gente hubiera perdido interés en esta ciencia, serían indiferentes a su práctica, y declararían que sus dichos, los dichos del mayor de los grandes yoguis, Patanjali, son sólo un puñado de mitos. ¿Pero cómo puede haber peligro si uno sigue el camino de los que han estudiado los shastras completa, correcta, siguiendo la tradición y entendiendo su significado? ¿Dónde puede estar el daño si uno sigue las escrituras correctamente, las entiende debidamente, practica durante años bajo la mirada de un guru digno, gana experiencia y sigue el camino de este tipo de gente? Porque las grandes almas del mundo, trabajando sin cesar, han renunciado a todo placer y riqueza, pensando que el servicio desinteresado es el verdadero fin del hombre, y que, conociendo primero por ellos mismos la verdadera naturaleza del yoga, han decidido ayudar a otros y buscan sólo esta entrega. De esta manera, así como estas grandes almas son ayudantes del mundo, entonces seguir su camino y aprender las escrituras correctamente hace que no se caiga en ningún peligro. También se dice que la gente que haya llegado a la edad de 40 años no debería practicar  Shirshasana o cualquier tipo de yoga. Esto no sale de ningún tipo de experiencia ni de los shastrakaras. Después de todo, grades visionarios como Patanjali nos trajeron la ciencia del yoga para curar enfermedades y, naturalmente, los humanos tenemos tendencia a este tipo de cosas. ¿No rondan las enfermedades a los hombres después de los cuarenta? El cuerpo es el domicilio de las enfermedades. Se cae enfermo ya sea por cansancio a causa de falta de comida o de sueño, o por grandes dificultades o pobreza. Por lo tanto es necesario curarse de todas las dolencias. A partir de este punto, a medida que envejecemos y la mente se debilita, los sentidos también se debilitan. Cuando la mente es débil, las enfermedades pueden hacerse con el cuerpo fácilmente. Por lo tanto es necesaria también una cura para la mente. Resumiendo, no hay un límite de edad para la práctica del yoga. Tal como los shastrakaras dicen:

“Yuva vrddho’tivrddho va vyadito durbalo’pi va /
Abhyasat siddhim apnoti /
Sarvayogeshvatandritah
[Tanto si se es joven, viejo o muy viejo /
enfermo o débil /
aquel que vigila obtiene, a través de la práctica,
éxito en todos los yogas.]”
Hatha Yoga Pradipika i:64

 
Esto significa que tanto si uno es joven como si es viejo (“viejo” aquí significa más de sesenta años y “muy viejo” más de noventa), tanto si se es hombre como mujer, o se sufre de alguna enfermedad o se está débil, si se practica yoga se puede llegar a la perfección. Efectivamente, cualquiera (hombres y mujeres de todas las edades, débiles o enfermos) pueden practicar yoga, excepto aquellos que son perezosos. Para terminar, algunos libros dicen que Shirshasana debería ser la primera asana que un practicante debería hacer, seguida de las otras. Esto es contrario a las escrituras y no es lo que yo he vivido en mi experiencia. Aún más, estas afirmaciones están hechas por personas que no conocen la naturaleza del cuerpo. Shirshasana siempre crea paz en la mente y alivia la fatiga del cuerpo. De acuerdo con los expertos en el campo de los Shastras ayurvédicos, así como aquellos con experiencia en el tema, practicar shirshasana primero, después de levantarse antes de las cinco de la mañana y después de 

hacer las abluciones de la mañana, puede llevar a todo tipo de problemas. Esto es así porque normalmente, la comida que comemos por la noche, que es la responsable de la alimentación del cuerpo, se transforma en los siete dhatus. La comida ingerida durante el día no es efectiva para este uso. Para conseguir que la comida que ingerimos sea digerida y de esta manera que se convierta en nuestra sangre, tiene que unirse a la bilis del hígado; sólo si la bilis se mezcla con la comida ésta se digiere y se transforma en los siete dhatus. De todo lo que comemos aquella parte que no usamos el cuerpo las elimina a través de las feces, la orina, el sudor y la flema. Para que la bilis producida por el hígado se mezcle con la comida, debe dejar el hígado. Hasta que la bilis se mezcla con la comida, la digiere y vuelve a su origen, es decir el hígado, no se deberían hacer actividades que llevan a pitta vikara [actividades que irritan el hígado y producen un exceso de calor]. Ésta es la norma. Dicho esto, si se practica Shirshasana inmediatamente después de levantarse por la mañana, cuando la bilis está todavía en los miembros del cuerpo, sin hacer primero Surya Namaskara y las otras asanas, entonces ésta no regresará al hígado y se esparcirá en todas direcciones dañando el cerebro. Si se practica primero Surya Namaskara y después las otras asanas, la sangre se calentará y se purificará, fluirá por todo el cuerpo y disminuirá la excitación de la bilis. Si entonces se practican las siete asanas de Sarvangasana, seguidas por Shirshasana, nuestro corazón, intelecto y mente se desarrollará previniendo cualquier daño en el cerebro y asegurando una vida larga. Por lo tanto, los aspirantes nunca deberían practicar Shirshasana en primer lugar. Es más, después de Shirshasana sólo deberían sentarse en Padmasana y hacer pranayama y cosas por el estilo, pero no otras asanas. Si no, el peligro está asegurado.