Historia del Ashtanga II: Rsi Vamana

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que sabemos sobre la vida del Rsi Vamana está contenido en los shlokas (versos) o sastras (escrituras), enseñanzas y leyendas que ha mantenido vivas la tradición oral. Pero los detalles sobre la vida personal de los sabios no se transmitieron oralmente como se transmitieron sus enseñanzas. Según Pattabhi Jois, el Yoga Korunta se considera la obra más  importante del Rsi Vamana. Fue escrita en hojas de palmera, cosidas entre sí en forma de libro, que era como se  acostumbraba a hacer en aquel tiempo, y contiene la mayoría de las series de Asthanga yoga que T.  Krishnamacharya le enseñó a Sri Pattabhi Jois entre 1927 y 1953.

Una de las sentencias más conocidas del Yoga Korunta es una frase clave que hace referencia a la actitud que debemos mantener cuando practicamos: “Vida vinyasayogena asanadain na karayet” (Cuida, yogui, de no hacer asana sin vinyasa). Según Rsi Vamana, es vinyasa, el sincronizar la respiración y el canta en un ritmo continuo, lo que crea tapas, el calor que inicia el proceso de purificación de los órganos y del sistema nervioso, y que aporta una cualidad meditativa sin la cual la práctica de asana podría ser peligrosa o, cuando menos, ineficaz. Tristemente para quienes estamos acostumbrados a acceder al conocimiento a través de los libros, el Yoga Korunta se perdió, al parecer debido a la voracidad de las termitas. Yoga Mala de Pattabhi Jois estuvo a punto de correr la misma suerte, y se ha  conservado solo porque sus alumnos recuperaron el texto original del ático que hay encima del shala. Es tranquilizador, de todos modos, saber que, aun no pudiendo acceder directamente al Yoga Korunta, las enseñanzas de Rsi Vamana han sobrevivido hasta el día de hoy gracias a la labor de T. Krishnamacharya y Pattabhi Jois, y continúan dando frutos a través de las enseñanzas y el trabajo que realizan, a su vez, sus alumnos.

Fuente: Ashtanga yoga. La práctica del yoga según el método de Sri Pattabhi Jois, Petri Räisänen.