Ashtanga por la mañana

Consejos para sostenernos sobre el mat y no perecer en el intento.

Desde que comencé a enseñar yoga, la práctica por la tarde siempre fue el momento favorito para la mayoría de lxs practicantes.

Lo común eran un par de personas por la mañana (que lamentablemente variaba en función del clima) y el 90% restante por la tarde/noche.

 

Con el tiempo y la experiencia (en mi práctica personal) comencé a notar grandes diferencias en función del horario que elegía para hacer la práctica.

Principalmente, desde que practico Ashtanga, la mañana se volvió mi momento favorito.

Por la mañana, el cuerpo está más rígido. Las horas de quietud en la cama hacen que apenas nos levantamos estemos mucho menos flexibles. A medida que pasan las horas, con nuestras actividades diarias el cuerpo se va ablandando. Por lo tanto, lo normal es que si uno viene acostumbrado a practicar a la tarde, los primeros meses de prácticas a la mañana no sean de lo más agradables.

 

Mucho peor aún, si alternamos algunos días a la mañana y otros a la tarde, la diferencia puede llegar a resultarnos mentalmente perturbadora, ya que uno no logra conocer sus límites físicos debido a la diferencia de sensaciones.

Sumado a esto en la mañana tenemos que lidiar con dos obstáculos importantes: el primero, lograr salir de la cama a tiempo (más en invierno) y el segundo, una vez que estas sobre el mat, lograr la suficiente concentración para no volver corriendo a la cama otra vez (afortunadamente si estas en el shala esta opción es menos probable!)

 

También sucede que para muchas personas, la práctica a la mañana es complicada por el horario de ingreso al trabajo, y esta es una de las dificultades más complicadas de afrontar (pero no imposible!)

A simple vista la mañana es no es fácil.

Ahora bien, quien haya experimentado la práctica matutina (por un tiempo prolongado) sabrá decirnos porque, a pesar de estas dificultades, la mañana sigue siendo el momento ideal.

 

No debemos olvidar que ante todo, nuestra sadhana diaria tiene como principal objetivo en efecto en nuestro chitta (mente, ego e intelecto). Ya lo dice Patanjali en sus Yoga Sutras; “Yoga Chitta Vritti Nirodha” = “Yoga es el cese de las fluctuaciones de la mente” 

Lo que estamos realmente intentando desarrollar a través de la práctica es una mente calma, enfocada, con la menor cantidad de perturbaciones posibles.

Para que queremos esto? Hay una muy conocida analogía sobre nuestra mente (chitta) y como nos influyen las perturbaciones.

Imaginen que la mente es un lago. Cuando el lago está en calma, sin ondulaciones, podemos ver a través del agua, observar el fondo del lago con nitidez. Si arrojo una piedra al agua, las ondas generadas removerán de tal manera el líquido y los materiales en el suelo que ya no sería capaz de distinguir con claridad y llegaré a observar solo una imagen distorsionada del fondo.

 

De la misma manera funciona nuestra mente, cuando está en calma, podemos vernos a nosotros mismos (y al mundo que nos rodea) tal cual somos. Imagínense poder observarnos más allá de nuestros prejuicios, miedos, frustraciones, gustos, cultura, personalidad. Imaginen que impacto tendría esta claridad al momento de mirar el mundo externo.

Realmente estaríamos en condiciones de transformar radicalmente nuestra realidad. Y es por esa razón que aun en la actualidad, después de miles de años, el yoga sigue siendo tan popular entre nosotros, simplemente porque FUNCIONA.

 

Volviendo al tema principal de este artículo, la mañana se vuelve el momento ideal para practicar fundamentalmente porque es el comienzo de nuestro día, y que mejor que arrancar el día poniendo nuestra mente en equilibrio.

Antes de ir a trabajar, estudiar o lo que sea que realizamos durante el día, hacemos la práctica que no solo nos va a permitir desarrollar una mente tranquila y enfocada, sino que también nos permite estirar nuestro cuerpo en todas las direcciones posibles, aliviando tensiones y dolores y eleva nuestra energía vital facilitándonos arrancar el día con entusiasmo y alegría.

 

Una vez realizada la práctica tenemos todo el día por delante y toda la energía para vivirlo con intensidad.

 

Si bien esto suena muy bonito, como sucede con todo, nada es mágico. Requiere de un fuerte compromiso y determinación. Los procesos de transformación no se dan de la noche a la mañana y el camino suele ser el de las espinas. Si buscamos excusas para no levantarnos a practicar, vamos a encontrarlas a todas, algunas de lo más creativas créanme!

 

En mi experiencia personal, la práctica por la mañana no fue nada fácil, el compromiso lo renuevo diariamente, pero creo que es uno de los mejores hábitos que he incorporado a mi vida desde que conocí el Yoga, y es por eso también que siempre trato de compartir la experiencia.

Manos a la obra!

Si piensas en comenzar a levantarte a la mañana para practicar, debes saber que vas a necesitar cambiar algunos hábitos diarios (al principio puede ser difícil, pero felizmente estos cambios nos llevan a una vida más saludable)

 

  • Principalmente vas a necesitar acostarte temprano (quizás más temprano que es resto de los que te rodean) para poder levantarte muy temprano. No descansar bien es una de las peores cosas que podemos hacerle a nuestro organismo ya que nos genera estrés y desorden a nivel biológico y mental. Por lo tanto, hay que organizarse para poder dormir bien y muchas veces eso implica comunicar a nuestros compañeros de casa nuestra decisión para que nos acompañen en el proceso.

  • Para practicar a la mañana se vuelve importante ser conscientes de lo que comemos y a qué hora lo hacemos. Si comes tarde y abundante al otro día vas a sentir al sistema digestivo aun trabajando y el sueño no será de calidad. Asi que en general, los yoguis de la mañana nos salteamos la cena, y en lugar de eso comemos algo livianito como una fruta o un licuado.

  •  Comprometerse diariamente con la práctica a la mañana implica una organización de nuestra rutina cotidiana. Mientras menos altibajos haya en nuestra vida, mas sencillo se vuelve sostener la práctica. Este ítem es difícil porque la vida siempre nos desafía, pero acomodar las cosas que estén a nuestro alcance para poder generar una rutina diaria saludable se vuelve imprescindible.

  • Lo importante es intentarlo. Muchas personas se frustran al comenzar a practicar por la mañana. La clave está en SOSTENER la práctica. Para eso debemos hacer un esfuerzo por reducir nuestras expectativas sobre lo que va a suceder. Muchas veces tenemos la imagen fantasiosa de que vamos a fluir por las posturas al mejor estilo “Instagram yogui” pero la realidad termina haciéndose presente SIEMPRE y eso quiere decir que va a haber días fantásticos, días malos, días buenos, días horribles y asi… como la vida misma! No importa como sea tu práctica, la sadhana es nuestro esfuerzo por dar lo mejor de nosotros cada día y eso va a variar siempre (más cuando estamos arrancando) Asi que lo mejor es  ir SIN EXPECTATIVAS!

  • Es importante ser tolerantes con nosotros mismos, el excesiva auto exigencia nos lleva a la frustración y lo más probable es que abandonemos la tarea cuando se pone difícil. Paciencia, se dice que se requieren por lo menos 40 días para convertir una acción en un hábito.

  • Por último, lo normal es que al comprometernos con una práctica como esta nosotros cambiemos, cambie nuestra vida, cambien nuestra forma de ver la vida y eso muchas veces implica soltar mucho más que costumbres… muchas veces comenzamos a soltar parejas, amigos, trabajo… Como dijo alguna vez Richard Freeman (conocido discípulo de S. K Pattabhi Jois): "El yoga puede arruinar tu vida. El yoga también puede arruinar tu carrera porque te sientes tan bien cuando lo haces que serás menos agresivo y tenderás a agradar más a la gente".

Puede resultar en un terremoto que nos de vuelta la vida por completo, porque cuando tomamos consciencia realmente no hay vuelta atrás. Asi como nos sucede en la práctica los momentos difíciles suelen dejarnos una enseñanza y una vez que los trascendemos nos sentimos más completos y realizados.

 

 

La práctica de Ashtanga Yoga es una puerta abierta para todo aquel que se atreva a navegar en las turbulentas aguas de nuestro interior… no sabemos con seguridad si llegaremos a destino, pero puedo asegurarles que la experiencia lo vale!!!

 

Angeles Alaggia

www.ashtangayogacordoba.com